¿Has hecho fotos de tu confinamiento?

Hice una sesión fotográfica a una familia preciosa unos días antes de que nos encerrásemos todos en casa, justo antes de que todo cambiase. La fotografía documental familiar es un regalo a futuro,

pero nunca pensé que el futuro estaría tan cerca.


Editando esas fotos de hace apenas unas semanas y veo claramente que ese momento ya ha pasado para siempre.

En apenas unos días nuestra vida cambió drásticamente y lo seguirá haciendo mientras dure el confinamiento debido al Covid-19. Todos estamos deseando que esto pase. Que el coronavirus se vaya a su casa para siempre para que nosotros podamos salir de la nuestra y retomar nuestra parcela de libertad.


Pero a pesar de todo, ésta es una situación única en la vida y se merece ser contada.


Porque los días se hacen largos pero intensos y en mi cabeza ya empiezan a confundirse fechas y acontecimientos. Aunque ahora te parezca imposible, con el tiempo, el recuerdo de todo lo que estás viviendo se empezará a diluir. Como siempre, olvidaremos gran parte de los sentimientos, rutinas y no rutinas que estamos viviendo.


Pero... ¿quieres olvidar lo que estás viviendo?


Si es así, si estás deseando que todo pase para guardarlo debajo de la alfombra para siempre, no hace falta que sigas leyendo. Lo comprendo perfectamente, pero no puedo ayudarte. Como documentalista, lo que sé hacer es justo lo contrario: capturar para siempre una historia.

Es todo tan intenso de repente que podemos creer que no se nos olvidará, pero lo haremos. Porque la mente y los recuerdos funcionan así: se queda con los titulares, y sólo con algunos, de hecho, los que mejor nos encajan en nuestro propio relato. Y dejará los pequeños detalles de la historia atrás, quizá simplemente porque no hay sitio para todo.

Los niños (sobre todo los más pequeños) probablemente olvidarán más rápido, pero nosotros también iremos dejando atrás todo lo que ahora nos parece imposible de olvidar:

el salto repentino al cole y trabajo online, los nuevos deportes inventados y compartidos, los aplausos de final del día, los momentos de aburrimiento total, las guerras provocadas por la convivencia...

Pero afortunadamente todos tenemos una cámara a mano 24h/7d.

No importa que no tengas cámara fotográfica ni conocimientos técnicos. La cámara de tu móvil es suficiente (limpia la lente, eso sí). Lo importante no es la tecnología sino la mirada (En tiempos de cuarentena más que nunca). Esta es una invitación a una forma de mirar diferente. Y una forma única de capturar tu historia aquí y ahora, la de tu confinamiento.


Hacer ahora fotografía y vídeo documental familiar te permitirá capturar para siempre tú mismo un relato de un momento único.


Porque de alguna forma, esta reclusión es una invitación a un cambio en nuestra mirada y con ella nuestra forma de estar en el mundo.

En los próximos días iré dando tips de cómo puedes hacerlo.

Tu historia de confinamiento se merece ser capturada para siempre.

Ésta es una invitación a construir un relato sincero y real de esta experiencia.

Para ti, para tu yo futuro, para tus hijos, nietos sobrinos o personas pequeñas en general. Pero también para todas esas personas con las que no puedes estar ahora físicamente.

Sígueme, en redes o en el newsletter, porque te voy a invitar en una forma de mirar diferente.


https://www.instagram.com/the.documentalist/

#capturatumomento

#capturatuconfinamiento

#fotografiadocumentalfamiliar


elisa@elisamoreno.es

·

630 637 847 

España

© 2020 por The Documentalist